Carta Semanal de Josep Miró i Ardèvol: Después de las elecciones. ¿Y ahora qué?

Apreciado amigo/Apreciada amiga:

Ya hemos pasado este intenso ciclo electoral en el que tan difícil ha resultado votar por unos valores, y también por unas actitudes que reflejaran la concepción y sentido cristiano. Una vez más ha imperado en buena medida el “votar contra”, o el hecho de refugiarse en el mal menor, que en persistir se convierte en mal a secas.

La realidad pura y dura es que la concepción cristiana está ausente de la política.

La crítica puede ser muy fácil, el derrotismo -todo está perdido-. Ya es más exigente el diagnóstico, que necesariamente debe ser complejo porque la realidad lo es; leer bien el signo de los tiempos. Pero incluso así, en el mejor de los casos, hay desequilibrio entre un exceso de derrotismo -que no de teoría- y un déficit de práctica. Más y mejor, esta última enmienda el exceso de la primera.

Porque la cuestión después de las elecciones y de la experiencia y reflexión personal de cada uno, es si queremos continuar descendiendo por la pendiente, o nos detenemos a reflexionar sobre cómo cambiar la situación.

Con una observación para aquellos que creen que se puede desenganchar la situación de la Iglesia, la vida de la fe y su crecimiento de la situación política. Os daré una sucinta referencia. En la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat, la Iglesia ocupa el penúltimo lugar como institución menos valorada con una puntuación de 2,4 sobre 10; sólo por detrás está de la monarquía. No es de ahora. Hace años que ocupa los últimos lugares. Hay varias razones, claro está, pero hay una que es decisiva y que nunca se aborda: la valoración de las personas es mala a pesar del bien que se hace, porque la opinión pública es contraria. Pero es que hoy el componente principal de esta opinión nace de la política, de su relato, de las leyes que dicen a falta de nada mejor qué está bien y qué no, las políticas públicas y el gasto público, 4 € de cada 10 € lo es, a quien se entregan las subvenciones, convenios, y conciertos, los medios públicos de comunicación. Sin presencia política estás fuera de la opinión pública; son los otros quienes te la hacen.

La cuestión queda en pie, y es decisiva. ¿Cómo podemos actuar políticamente?

Dialoguemos con el espíritu que nos es propio el próximo día 1 en la Asamblea de e-Cristians, en la Parroquia del Pilar: http://e-cristians.cat/assemblea-oberta-de-cristians-cristians-a -la-político-la-cuestion-se-el-com /

Subscriu-te al Butlletí

Cas Morín

¿Quieres decirnos algo?

Tu nombre (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

Tu teléfono

Tu mensaje

Accepto la política de privacidad

captcha

ForumLibertas.com

ForumLibertas.com