Huelga de mujeres y feminismo de clase

De Josep Miró i Ardèvol para ForumLibertas.com

 

Isabel Coixet exhibía un cartel en la última entrega de los premios Goya, del 3 de febrero, que remendaba la famosa proclama comunista sobre el proletariado. Decía: “women of the worl, uniteLa mujer, como nueva clase social, que sustituía a la obsoleta clase trabajadora. El feminismo de clase, el que postula esta visión, no es la continuidad del feminismo histórico de corte liberal, más bien su contrario, y surge de los presupuestos de la perspectiva de género, una ideología de pretensión totalizante, de la misma manera que el marxismo desencadenó diversas formulaciones políticas de la que el comunismo fue la principal. El gender tiene como presupuesto necesario y antagónico, que justifica su existencia, al hombre heterosexual, la mitad de la humanidad, de la misma manera que el marxismo tiene a la burguesía y el ateísmo tiene a Dios. No existen por sí mismos, solo son en función de su opuesto. Este principio de su ontología explica la radicalidad de su incompatibilidad con quien es su adversario y su demonización como sujeto de todos los males. Los tres postulados por negativa, ateísmo, marxismo y gender son reacciones a excesos, injusticias o contradicciones de sus antagónicos, y señalan hiperbólicamente sus causas. Y eso es útil. Lo peligroso radica en que, más allá de la renuncia convertidos en alternativa social, es decir, política, son terriblemente destructivos cuando alcanzan el poder. Sus diagnósticos poseen, sobre todo el marxismo, aspectos de necesaria consideración, su práctica ya sabemos a dónde conduce, a la liquidación de la libertad, a la injusticia y a la represión. Leer más.

#AhoraConcordia

#AhoraConcordia

Subscriu-te al Butlletí

Cas Morín

¿Quieres decirnos algo?

Tu nombre (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

Tu teléfono

Tu mensaje

Accepto la política de privacidad

captcha