La escuela religiosa reconvertida a pública perderá su capilla

El Colegio Inmaculada Concepción de Barcelona, que era una  escuela religiosa, abrirá el próximo septiembre como una escuela de titularidad pública. Ofrecerá 450 plazas desde P3 hasta 4º de ESO en el Eixample, una de las zonas de la capital catalana con más demanda de oferta pública.

Las familias de la escuela podrán mantener la plaza y el equipo docente podrá seguir ejerciendo en el mismo centro. Es el acuerdo al que han llegado el Consorcio de Educación de Barcelona y la titularidad del centro, que también incluye un alquiler de las instalaciones para los próximos 15 años y prorrogable.

Se trata del primer colegio que se acoge a la posibilidad de traspasarse como público tras la aprobación del decreto de mayo que abría la puerta a esta solución para escuelas concertadas en zonas de alta demanda de plazas públicas. Según ha explicado el conseller de Ensenyament, este cambio no responde a la “voluntad” del Consorcio “de expansión”, sino de adecuación de la realidad. Bargalló ha destacado que por “cuestiones diferentes”, ya sea la crisis económica o “un cambio de actitud social y generacional” ha crecido la demanda de plazas públicas y que las diferentes administraciones “no pueden darle la espaldas”.

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, ha destacado que es la primera vez que un colegio concertado religioso queda absorbido por la red pública y ha puesto en valor el hecho de que sea fruto de un acuerdo que permite “hacer coincidir intereses”, ya que la escuela tenía menos demanda y sufría por la viabilidad del proyecto, mientras que el Consorcio necesita más escuelas en un barrio como el Eixample, con pocos solares disponibles.

La Capilla de la escuela de la Inmaculada Concepción constituye un bien artístico, cultural y religioso, sin embargo, se quiere destruir para hacer un gimnasio. El Ayuntamiento proyecta transformar la espléndida y gran capilla en un gimnasio.

Sin embargo, una iniciativa en Change.org está recogiendo firmas para que esto no sea así. La iniciativa se pregunta “Si la conociésemos, le horrorizaría la idea. ¿Qué no estropearán para poder hacerlo funcional? Podrían haber elegido que fuera Sala de actos, o una Biblioteca, por ejemplo”.

“Fuiste mi colegio toda la vida. Una escuela del Ensanche barcelonés”, afirma la creadora de la iniciativa que asegura que es “chocante” que la nueva dirección vaya a destruir la Capilla. Y asegura: “Ya no es sólo por sentimiento religioso, es salvaguardar un bien cultural” de un proyecto que tiene más de 140 años de historia.

Subscriu-te al Butlletí

¿Quieres decirnos algo?

Tu nombre (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

Tu teléfono

Tu mensaje

Accepto la política de privacidad

captcha