Militancia y activismo: compromiso. Carta semanal de Josep Miró

Las dos palabras, militancia y activismo, podríamos decir que están en cierta medida demodé, que no corresponden a la época actual. Militar significa adherirse firmemente a una idea y supeditar en una medida variable sus intereses personales al servicio de aquella idea; implica por tanto una voluntad de servir a esa causa y una determinada dosis de sacrificio. A pesar de que la palabra no sea demasiado actual, su contenido es evidente que lo sigue siendo. No hay ninguna causa importante que prospere en una sociedad democrática si los miembros que la sustentan no están dispuestos a esforzarse por ella.

Activismo todavía tiene posiblemente menor prestigio y es habitual utilizarla también en su sentido peyorativo. Un activista sería aquel que hace “cosas” por hacerlas, prescindiendo de los resultados e incluso de la racionalidad de lo que hace, entendido en este sentido, es evidentemente, por una práctica negativa. Pero activismo también significa acción, actuar al servicio de una idea, de un proyecto más grande que nuestros estrictos intereses. Una vez más aparece el ideal y la acción de servirle.

Las dos palabras tienen un común denominador mucho más políticamente correcto: compromiso. Comprometerse significa precisamente todo lo que figura en los párrafos precedentes: estar al servicio de una causa y esforzarse para que ésta prospere.

Lo que sucede hoy en día en la sociedad catalana es una demostración clara y concreta de cómo aquellos que están comprometidos y son activos y militan, hacen prosperar sus ideas, mientras que aquellos que viven sus intereses y su vida, todos ellos bien legítimos, positivos y buenos pero que no se mueven de este círculo interior, ven como sus ideas están más y más arrinconadas y se refugian en la queja, el lamento o la protesta siempre y cuando, como es natural, no necesite esfuerzo.

Quisiera pedirte que fueras una persona activa y comprometida. Seguro que en muchos aspectos ya lo eres, pero yo quisiera subrayar la importancia que lo hagas en un sentido que es determinante: el de las aplicaciones concretas y prácticas de la doctrina social de la iglesia, es decir lo que afecta tanto a una normativa determinada de un ayuntamiento, como a muchas de leyes que se hacen, como en muchos de los conflictos sociales que están golpeando a nuestro país y a nuestra gente.

Te invito a que nos envíes un e-mail manifestando tu interés por participar un poco más en las actividades de e-Cristians y en su caso, a manifestar tus preferencias o la actuación que consideres necesario.

Subscriu-te al Butlletí








Cas Morín

¿Quieres decirnos algo?

Su nombre

Su e-mail

Su mensaje

Introduce los siguientes caracteres: captcha

Please leave this field empty.