¡Muchas gracias, entre todos hemos hecho una buena Asamblea!

Nos hemos reunido en nuestra Asamblea anual cerca de cien personas, de hecho agotamos con precisión milimétrica el aforo de la sala del Palau Macaya, y además cumplimos el horario sin excesivas prisas y buena participación.

Esta es la Asamblea del Impulso Cristiano, que presentamos y debatimos, y que debe ser el eje de nuestras actuaciones. Si lo seguimos y contribuimos a que otras personas lo conozcan y se apliquen, cambiaremos las cosas a mejor. Todo está en vuestras manos.

En realidad nuestra sociedad, las personas concretas están ansiosas por recibir respuestas que aporten esperanzas creíbles de un futuro más humano, y feliz. Nosotros, podemos contribuir a dar testimonio y solidez a esta esperanza. Hay tantas cosas que van mal en el ámbito colectivo, y una pobreza tan grande en las respuestas, que nosotros podemos ser una luz y un fermento.

A menudo nos olvidamos de dos hechos. El primero, qué pocos eran los cristianos al principio, en Pentacostés, cómo de poca cosa eran en cuanto a sus recursos y oficios, y cómo llegaron a ser mayoría en el Imperio Romano, desde la periferia; tantos y en todas partes que el poder no tubo otro remedio que darles carta de naturaleza. Y no fue fácil. Lo sabemos. El segundo hecho lo apunta San Agustín: el gran milagro del cristianismo es que creció sin milagros. Quería decir sin hechos espectaculares.

Comparado con nuestros predecesores somos muy ricos en recursos y personas. La cuestión es qué hacemos con ellos. Por esta razón la cuestión que nos plantea Jesús debería estar gravada en nuestra mente y en nuestro corazón:

“Porque allí donde esté tu tesoro estará también tu corazón”

¿Dónde tienes tu tesoro?

El coloquio del Arzobispo Juan José Omella con los presentes fue una clausura excepcional. Le estamos agradecidos, y nos sentimos contentos de que nos haya acompañado ya en la primera Asamblea que celebramos bajo su pontificado. Su presencia y palabra próxima y animosa nos da fuerza interior.

En esta ocasión y por una limitación de las normas internas del Palacio Macaya no pudimos poner una hucha para que hicierais vuestra aportación para contribuir a los gastos de la Asamblea.

Por esta razón os pedimos vuestra colaboración.

Haz una pequeña aportación. Dona 5€ o lo que puedas.

Puedes hacerlo:

Subscriu-te al Butlletí








Cas Morín

¿Quieres decirnos algo?

Su nombre

Su e-mail

Su mensaje

Introduce los siguientes caracteres: captcha

Please leave this field empty.