Primera jornada ‘Un grito a la esperanza': La adicción, la depresión o el pensamiento del suicidio se puede superar si uno se deja ayudar

La jornada se ha celebrado en la parroquia de Sant Vicenç de Sarrià, y ha girado en torno a una pregunta fundamental, que planteó Daniel Arasa, presidente de la Plataforma para la Familia Cataluña-ONU. “Tenemos una sociedad donde no falta, en general, el bienestar material -empezó diciendo a la introducción del acto-, pero, según un estudio reciente estadounidense a ese país un 17% de los jóvenes se han planteado en algún momento el suicidio: ¿por qué falta esperanza?“. En Europa, en Cataluña o España, no es muy diferente.

“No sé si existes, pero si me escuchas sácame de aquí”. Esta oración desesperada, dirigida al desconocido y hecha desde el fondo de un pozo de adicción y culpa, salía de los labios de Raül Eguía cuando se encontraba al borde del suicidio. Lo ha explicado en el transcurso de la jornada Jóvenes y Familia: Un grito a la esperanza, organizada por la Federación de Cristianos de Cataluña y la Plataforma para la Familia Cataluña-ONU con la colaboración de la Fundación Casa de Misericordia de Barcelona .

Eguía ha ofrecido su testimonio -el relato vital de cómo logró salir de la dependencia de la pornografía y de la ansiedad- para ayudar a los jóvenes a ver que hay esperanza si uno se deja ayudar. En la misma línea han ido los otros dos testigos que han participado en la jornada: la pediatra Emma Bellver ha expuesto cómo afrontar la grave enfermedad de uno de sus hijos y la muerte de una de sus mejores amigas, y la joven científica Dolores Bueno relató su periplo a través de la depresión más profunda.

Uno de cada cuatro sufrirá enfermedad mental

Durante su testimonio, Bueno apuntaba que “una de cada cuatro personas ha sufrido o sufrirá una enfermedad mental durante su vida”, lo que para ella significaba que una de cada cuatro personas “es un superhéroe”. La solución común a que llegaron los tres ponentes pasa por la fe, para levantar la mirada a la pasión y resurrección de Jesucristo, y abrazar con Él la Cruz. “Yo tenía la idea de un Dios lejano, pero lo conocí cuando le dije« Jesús, que sea lo que Tú quieras »”, explicaba Bellver.

El acto se ha completado con una misa oficiada por el Delegado de Juventud del Arzobispado de Barcelona, ​​Bruno Bérchez, y con un rato de oración ante el Santísimo. Toda la jornada se resumen como una manera, en definitiva, de dar cuerpo al clamor que lanzó el presidente de la Federación de Cristianos de Cataluña, Antoni Comas, durante su intervención: “tenemos que empezar una cruzada para recuperar la esperanza entre la juventud”.

#AhoraConcordia

#AhoraConcordia

Subscriu-te al Butlletí

Cas Morín

¿Quieres decirnos algo?

Tu nombre (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

Tu teléfono

Tu mensaje

Accepto la política de privacidad

captcha