Carta Semanal de Josep Miró i Ardèvol: El gobierno municipal de Colau-Collboni se reafirma en su aceptación de la pornografía.

Aquí tenéis la respuesta del gobierno municipal en la persona de la 4a. Tenència d’Alcaldia (Área de Derechos Sociales y Feminismos y LGBTI), Sra. Laura Pérez, a la reclamación sobre que no se celebrara el Salón Erótico en la instalación olímpica municipal de la Vall d’Hebron.

– El Pabellón de la Vall d’Hebron es un equipamiento municipal gestionado por una entidad privada mediante una concesión, que le permite realizar actividades más allá del deporte siempre que se cumplan las condiciones de la licencia (seguridad, aforo, etc.) . Una gran diversidad de eventos culturales, artísticos y de muchos otros tipos tienen lugar de manera habitual en el Pabellón sin que se produzca ninguna queja.

– El Salón Erótico que se celebrará en el Pabellón de la Vall d’Hebron es una actividad perfectamente legal y que se ajusta a los plazos de la concesión. Por lo tanto no hay fundamento para que el Ayuntamiento ponga obstáculos a la celebración de este evento.

– Compartimos la preocupación en torno a la violencia sexual y del aumento de su visibilización y de la preocupación social sobre el tema de los últimos tiempos. Es una de las dimensiones más punzantes, extendidas y escondidas de la desigualdad de género en nuestra sociedad.

– Luchar contra las violencias sexuales y las violencias machistas en general es una prioridad de este gobierno. Por ello, hemos aumentado de forma sostenida los recursos en este ámbito y hemos puesto en marcha políticas pioneras para garantizar el derecho a una vida libre de violencias a todas las mujeres y personas LGTBI.

El texto hace evidente la ceguera que provoca la ideología del gobierno Colau-Collboni.

El hecho de que un equipamiento municipal sea gestionado por una entidad privada no justifica que para que esta entidad gane dinero, se vulneren normas deontológicas elementales que están o deberían estar en el pliego de condiciones. De acuerdo con esta lógica, toda actividad que se lleva a cabo en ámbitos municipales que están regentados por empresas quedan al margen de cualquier normativa vinculada al bien de la ciudad, como es evitar una actividad que fomenta la agresividad sexual contra la mujer y crea dependencia entre los adictos.

Que la actividad sea legal no justifica que no haya una acción municipal. El Ayuntamiento ha actuado contra actividades que tienen esta condición de legalidad, pero que eran contrarias a su visión ideológica. Ha censurado cantantes, descalificado conferenciantes, ha vetado la presencia de personas. Pero todo este arsenal no tiene aplicación cuando se trata de un gran acto de promoción de la pornografía.

Y esto es así porque este gobierno municipal de Colau-Collboni es partidario de esta práctica degradante. Lo es tanto que la primera responsable de comunicación del Ayuntamiento, Águeda Bañón, era una profesional que defendía la pornografía.

Es una gran hipocresía y contradicción afirmar que se lucha contra la violencia sexual y machista y a la vez facilitar y promover la pornografía a gran escala del Salón Erótico cuando las evidencias jurídicas y científicas establecen una estrecha relación entre aquel tipo de violencia y pornografía.

El escrito del Ayuntamiento, si se lee con un poco de detenimiento, se puede observar que está vacío de contenido y lleno de tópicos políticamente correctos. Es la nada conducida por el sectarismo ideológico.

Subscriu-te al Butlletí

¿Quieres decirnos algo?

Tu nombre (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

Tu teléfono

Tu mensaje

Accepto la política de privacidad

captcha