Gran éxito de la conferencia del Mosén Joan Costa sobre la Laudato Si’ y el cambio climático

De Ignasi Piulachs

El pasado miércoles 27 de Noviembre de 2019, inaugurando una serie de conferencias  organizadas desde nuestra asociación e-Cristians, y que tienen por objeto abordar distintos temas de la actualidad contemplados desde una perspectiva cristiana, tuvimos la suerte de contar con la inestimable intervención del sacerdote Joan Costa i Bou, rector de la parroquia de Belén de Barcelona, y hombre de reconocida y dilatada trayectoria en el ámbito intelectual. Nuestro ponente discursó, para gran provecho del auditorio que atentamente escuchaba, sobre los aspectos esenciales de la «Carta Encíclica Laudato Si’» del Papa Francisco. La disertación fue intitulada: «Emergencia climática: ¿qué podemos hacer los cristianos?» (descargar el texto de la conferencia AQUÍ).

Antes de empezar el acto, y presentando a tan insigne invitado, manifestaba Josep Miró, presidente de nuestra asociación, su confianza en que de esta conferencia pudiesen salir los presentes con una idea más precisa acerca de la posición y enseñanza de la Iglesia sobre los problemas derivados de la crisis ambiental que hoy tanto nos acucian; algo que, sin lugar a dudas, verdaderamente sucedió.

El Padre Joan Costa durante la conferencia

Dispuesto a iniciar su exposición sobre los distintos capítulos que componen la carta encíclica de Francisco, introducía Mn. Costa el tema advirtiendo del carácter transversal que esta gran preocupación sobre el medio ambiente tiene hoy entre nosotros; una transversalidad que, yendo más allá de la Iglesia, no podría de ningún modo dejar de interpelar a ésta. El Papa Francisco —añadía nuestro conferenciante— nos exhorta a que «hagamos nuestro el Evangelio de la Creación», a partir de lo que también el mismo Santo Padre ha denominado «una conversión ecológica», sustentada en el reconocimiento de que la tierra es nuestra «casa común».

Como cristianos no podemos dejar de advertir que el regalo de la Creación merece nuestra alabanza y agradecimiento. Despreciarla sería tanto como despreciar al mismo Creador. Además, existe un influjo entre los sucesos que sobrevienen a lo creado y la humanidad, por lo que lo que acontece en esta casa común nuestra resulta de nuestra total incumbencia,  y exige una respuesta agradecida y responsable para con Dios, para con el prójimo, y en relación a los mismos bienes creados.

Ya en un plano de hondo alcance teológico, y aludiendo a la carta de San Pablo a los colosenses, señaló mosén Costa la que llamó «dimensión crística» de toda la creación,  una dimensión que implica el reconocimiento de que toda la realidad material que conocemos está creada en función de Cristo. «Todas las cosas —dice el texto paulino—han sido creadas por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas tienen en él su consistencia» (1, 15-17). Finalizó su exposición el padre Costa recordando las virtudes que el Papa Francisco ha señalado como esenciales en este ideal caracterizado como de «espiritualidad ecológica», y que llama a nuestra conversión en este ámbito, a saber: gratitud con Dios por todo lo que nos ha donado; gratuidad en nuestra acción como administradores responsables y custodios, pues sólo así podrá manifestar las exigencias de la caridad cristiana; humildad para reconocer que no podemos ni debemos ejercer un dominio despótico sobre los bienes del mundo; y, finalmente, sobriedad en el uso de los bienes materiales creados.

Subscriu-te al Butlletí

¿Quieres decirnos algo?

Tu nombre (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

Tu teléfono

Tu mensaje

Accepto la política de privacidad

captcha