En la Iglesia debemos abordar una debilidad que nos ahoga

Josep Miró i Ardèvol

La Iglesia tiene un problema decisivo, que podríamos calificar de estratégico, pero que no forma parte de su conciencia sobre la realidad de las cosas. Se trata de lo siguiente:

Los obispos, como es lógico y deseable, imparten la doctrina de acuerdo con lo que la Iglesia tiene establecido. Esto es normal, pero, a su vez, ahí radica el problema. Los marcos de referencia hegemónicos en nuestra sociedad, es decir el imaginario portador de sentido estructurado a través de unas ideas fuerza, dentro del cual la inmensa mayoría de las personas, razonan, sienten, adoptan criterios, y toman decisiones, son muy antagónicos, contrarios, a los planteamientos católicos y, por extensión, cristianos. Leer más.

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

No se han encontrado resultados.

Menú