Salvador Illa y los católicos

Josep Miró i Ardèvol

Vaya por delante una premisa: No se trata de juzgar los sentimientos religiosos de nadie, esto solo está al alcance de Dios, pero como personaje político, como persona que transforma la realidad, cuando su fe aparece en campaña debemos opinar sobre sus actos y la coherencia entre ella y su práctica política. La conciencia es de cada cual, pero los hechos públicos son de todos.

Es necesario recordar lo que dejaron sentado los obispos latinoamericanos en su Documento de Aparecida de 2007, cuando insistieron en la “coherencia eucarística” en sus comunidades católicas. Leer más.

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

No se han encontrado resultados.