130 años de la primera encíclica social y las fobias antirreligiosas

Apreciado amigo/Apreciada amiga:

Empiezo mi Carta Semanal con un recordatorio no suficientemente celebrado: este pasado 15 de mayo se han cumplido los 130 años de la primera encíclica social de la iglesia Rerum Novarum, «de las cosas nuevas» o también «de los cambios políticos». Con esta encíclica el Papa León XIII abrió el fructífero camino de encíclicas sociales que todos sus sucesores han profundizado y ampliado dotando a la Iglesia de una potente concepción en el ámbito de las relaciones sociales, la economía y la política, de tal manera que hoy es la única alternativa integral, completa en el estado de cosas actuales, a la manera de funcionar, que la mayoría no complace, pero que a la hora de la verdad nadie sabe dar una respuesta completa. A pesar de este impagable capital intelectual, moral y práctico, la atención que la misma Iglesia, especialmente en el caso catalán y español, dedica a su aplicación práctica, es muy cercana a cero. Se enseña más o menos en ámbitos universitarios, tiene especialistas, pero todo vive en un círculo cerrado como si fuera material de laboratorio que no puede salir de las cuatro paredes en las que queda cerrado, cuando precisamente su misión es la de fertilizar y hacer florecer las respuestas humanas a los problemas sociales, económicos y políticos que la gente vive. Si no fuera por la confianza en el espíritu de Dios que todo lo impregna, podríamos decir que esta actitud eclesial sería desoladora. El porqué es así es digno de ser analizado en términos positivos, es decir, con voluntad de rectificación.

Quisiera llamar también tu atención sobre un documento reciente de este mes de mayo. Se trata del manifiesto del Consejo Interreligioso de Catalunya -Grupo de Trabajo Estable de Religiones (GTER) sobre Fobias antirreligiosas. Derechos y límites de la libertad de expresión. En el Consejo Interreligioso están presentes todas las grandes confesiones que hay en Catalunya, empezando evidentemente por la Iglesia católica, también las otras confesiones cristianas, la musulmana y la judía como más importantes. El documento, afirmando la libertad de expresión, señala que debe haber límites a esta libertad con respecto al tema religioso (la vejación, la injuria o el discurso del odio). Pero que se encuentran en el hecho de que difícilmente los tribunales emiten sentencias condenatorias por estas causas porque buscan atenuantes y eximentes. El GTER afirma que está dedicando esfuerzos a denunciar y tratar de poner remedio a las fobias hacia las religiones y «se compromete a priorizado aún más a partir de ahora sus esfuerzos, incluso si fuera necesario, por vía judicial en la defensa de este aspecto fundamental de la dignidad humana». En definitiva, este documento oficial de las diversas confesiones lo que hace es señalar una evidencia. En nuestra casa hay cada vez hay más agresividad, más injuria contra el hecho religioso. El primer receptor es la Iglesia católica porque es la más numerosa y en este sentido próxima, pero es un problema que se extiende a todos los ámbitos. El escrito del GTER confirma una de las líneas de trabajo que e-Cristians ejerce desde hace tiempo y que no siempre ha sido bien asumida por algunos sectores de la Iglesia: la defensa del respeto a la dignidad de las creencias religiosas que en definitiva son profesadas y forman parte de la dignidad inalienable de cada persona.

En relación con las manifestaciones de Rufián en el Congreso la semana pasada, que era una clara manifestación de fobia católica, han dado pie a que numerosas personas pidieran al nuevo presidente de la Generalitat una rectificación en toda regla de unas palabras dichas en nombre de su partido y en un lugar tan solemne como el Congreso. Hasta ahora esta rectificación no se ha producido. Queremos manifestar que mantendremos esta cuestión abierta hasta que ERC demuestre que rechaza este tipo de fobias en sus filas. Mientras no lo haga, significa que lo asume.

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

No se han encontrado resultados.

Menú