Carta Semanal de Josep Miró: El ateísmo de Podemos, ateísmo de estado

Apreciado amigo / Apreciada amiga:

Unidas Podemos ha registrado una proposición no de ley en el Parlamento Vasco que contiene una frase sobre la que es necesario reflexionar y sacar conclusiones prácticas. Hace referencia al juramento de la toma de posición del cargo de lehendakari y la frase dice «garanticen que sea laica sin la inclusión de la mención a Dios«. Cabe recordar que los presidentes vascos hacen un doble juramento, primero uno tradicional bajo el árbol de Gernika «humildemente ante Dios y la sociedad en pie sobre la tierra vasca y bajo el roble de Gernika». Esta es la fórmula, que luego ya en sede parlamentaria, adopta una formulación constitucional. Es éste el juramento que ahora quiere liquidar UP. Además pide que «no sean invitados a actos civiles o considerados autoridad pública los representantes eclesiásticos de cualquier confesión». También quiere impedir que los «miembros del gobierno y el personal al servicio de la administración muestren ningún tipo de vínculo relacionado con ninguna confesión religiosa«. Hay que recordar que Constitución española en el primer punto del artículo 16 «garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto» sin más limitación que el mantenimiento del orden público. Y en su punto tercero establece la neutralidad del estado estableciendo que «ninguna confesión tendrá carácter estatal» y define un marco de colaboración con las confesiones y de manera específica con la Iglesia Católica: «los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones«. De esta formulación, que es muy clara, se extrae que el estado es laico, es decir neutral, desde el punto de vista de la confesión religiosa, pero en ningún caso niega la existencia de la creencia en Dios formulada de manera diferente por las confesiones, que tienen el denominador común de aquella creencia. Es la referencia a Dios el denominador común de la sociedad y no su negación. Constitucionalmente el gobierno está obligado a reconocer las creencias religiosas de la sociedad española y en particular su concepción cristiana, y específicamente la confesión católica. De esta formulación se ha pasado a la práctica, y ahora Unidas Podemos empuja en este sentido, a confundir la neutralidad confesional con la negación de toda referencia a Dios en la vida pública, es decir, se pasa de la naturaleza laica del estado a su condición de atea al negar el derecho a la apelación a Dios.

Hay que denunciar esta confusión que se afianza y se extiende incluso ante la distracción de los cristianos. La sociedad no es laica, es plural. El estado no es ateo, es neutral y por lo tanto la apelación a Dios tiene cabida. El mejor ejemplo de este modelo lo encontramos en EEUU donde la separación entre iglesia y estado es radical y a la vez la referencia a Dios por parte de los gobernantes estatales es continua y normal. Precisamente el régimen republicano de EE.UU. nació de personas que emigró de Europa, sobre todo de lo que hoy es el Reino Unido, para huir de las persecuciones religiosas y tuvo muy claro desde el primer momento la libertad de culto, la neutralidad del estado y el reconocimiento de todos estos cultos que tienen como común denominador a Dios.

La ceremonia de reconocimiento de las víctimas de la Covid-19 que hizo el gobierno español y sobre el que en su momento Forum Libertas trató, ya fue un ejemplo de este ateísmo de estado. Dios quedó excluido y lo más interesante de todo es que ninguna confesión religiosa lo consideró extraño.

Ya va siendo hora de que los cristianos nos desvelamos asumiendo la realidad tal como es, y actuemos de acuerdo con lo que decimos creer en este despertar y tomar conciencia. Y en este actuar e-Cristians es una voz y una práctica destacada, que más efectiva será cuanto más personas se comprometan con la asociación. ¡Hazte socio!

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Menú