¡Estamos ante una causa general contra la Iglesia y los católicos! ¿Cuál debe ser nuestra respuesta?

Apreciados amigos/Apreciadas amigas de e-Cristians:

Los hechos se precipitan con gran intensidad, y no tengo claro que seamos conscientes del momento histórico que vivimos. De hecho, a veces pienso que ni siquiera la institución eclesial, no hablo de la Iglesia, tiene esa conciencia en el grado suficiente. Estamos viviendo una causa general contra la Iglesia y por extensión contra los católicos y contra todo lo que quisiera enseñar a nuestros hijos y nietos. La comisión que limita la indagación de la pederastia en nuestra sociedad, solo en los sacerdotes y religiosos, es ignominiosa. ¿Qué diríamos si indagaran los robos cometidos por los gitanos o por los inmigrantes? Pues afirmaríamos con razón que se trata de xenofobia o racismo. Pues eso, exactamente esto, es lo que se hace en el caso de la pederastia. Es evidente que ha habido actos inadecuados, abusos sexuales, incluso penetraciones, que afectan a sacerdotes y religiosos, pero también es evidente que estas personas en el conjunto de presuntos delincuentes constituyen una ínfima minoría, solo el 0,2%. ¿Cómo pretender analizar este delito, ver las causas, establecer políticas que den respuesta, como se define en la intención de la comisión, si se deja fuera del foco al 99,8% de los agentes causantes? En realidad, y ya hace años que dura, se está utilizando esta cuestión para convertir a la Iglesia y los católicos en un chivo expiatorio del problema del que es responsable el conjunto de la sociedad. Si deseáis encontrar datos en este sentido, podéis leer este artículo que publiqué este lunes 14 de febrero en La Vanguardia. También los recomiendo que leáis este otro sobre el mismo tema que publiqué en el mismo diario, en una fecha tan lejana como en el 2010. Pienso que os podréis hacer una buena composición de sitio.

Pero no podemos quedarnos solo al pensar que tenemos la razón y que somos tratados injustamente. Es necesario hacerse presente y dar respuesta. En este sentido, os llamo a participar y que difundáis al máximo esta alerta para escribir al Congreso de los Diputados, pidiendo lo que cae por su propio peso, que la comisión sobre la pederastia contemple a todos los posibles responsables de la misma. Lo resumiré con una sola cifra: por cada presunto sacerdote o religioso que ha cometido un acto de este tipo, hay 18 maestros y profesores que han actuado en el mismo sentido. 1 a 18, y nos olvidamos de los 18 (y quedan otros muchos a considerar) que en buena parte son funcionarios del estado, y sitúan el foco en el 1. Participad en la alerta para acabar con esta injusticia escandalosa.

Pero no termina ahí el problema de la causa general. También se ha querido presentar a la Iglesia, aprovechando claros errores de comunicación de esta, como una institución que se dedicaba a inscribir bienes que no eran de su titularidad, cuando el propio Colegio de Registradores de la Propiedad ha afirmado públicamente todo lo contrario. Pero a estas alturas, la verdad cuenta poco si no se disponen de los medios para difundirla.

Ahora mismo el gobierno español prepara un paquete de leyes que convertirán en doctrina de estado una serie de supuestos ideológicos, que no tenemos por qué compartir, generando serias limitaciones a los derechos y libertades individuales. Ya lo han hecho con la modificación inconstitucional del Código Penal que limita el derecho de reunión en torno a las clínicas abortistas. Ahora se preparan nuevas leyes sobre la igualdad y no discriminación, que como siempre bajo este título lo que hacen es enmascarar privilegios para determinados grupos: una ley GLBTI. La famosa ley, con la que no se acaban de salir, del “sí es sí”, sobre las relaciones sexuales entre hombres y mujeres, que al final y en contra de lo que defendían las feministas del PSOE, pasará de puntillas sobre el escándalo de la prostitución, porque continuarán dejándola en la zona oscura de “aquí vale todo”. Estamos ante un verdadero alud que en Cataluña también tiene traducciones concretas de menores instancia, pero no por ello poco importantes. Señalemos algunas: el decreto sobre enseñanza secundaria que, por un lado, hará aún más difícil la estropeada educación de nuestros hijos y que significa que llevarlos a la escuela equivaldrá a que les den una inyección ideológica en vena. También, una vez más, el tipo de sexualidad que se difunde desde el departamento de Ensenyament, que no tiene otros trabajos que ilustrar a nuestros adolescentes sobre las 10 técnicas de masturbación. Por si fuera suficiente, también el departamento de Igualdad y Feminismos se dedica a hacer campaña el día de San Valentín atacando al amor de pareja, al amor romántico, y cuestionando la fidelidad con un eslogan precioso: “Si te soy fiel a ti, me soy infiel a mí”. Si aplican este principio en todos los ámbitos de nuestra vida, entenderemos perfectamente cuál es el tipo de política que estamos viviendo.

Ante todo esto no podemos permanecer indiferentes. No puedéis quedaros en casa. Tenéis el deber de participar y actuar de la forma que consideréis oportuna, pero de forma activa. e-Cristians os ofrece un canal eficaz de probada experiencia y continuidad. Cada vez que os llamemos a algún tipo de actuación o a participar de manera regular, te pedimos que contestes afirmativamente y participes, porque esta es la única manera de hacer frente a esta avalancha. La próxima semana, una vez pasada la Comisión Ejecutiva de este miércoles, en mi carta semanal y otras comunicaciones, os llegarán un abanico de posibles grupos para actuar, para trabajar. Tenedlo en cuenta y dad un paso adelante.

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

No se han encontrado resultados.
Menú